6 may. 2010

Y froto, froto con fuerza las cenizas en mi cabeza esperando la chispa que las haga saltar en todas direcciones. Primero un resplandor azul que ilumina la sonrisa del niño que descubre el fuego por primera vez. Después el despertar de la llama, inmensa, portentosa, el torrente de palabras que deja sin aliento al primer mono que concibió la palabra amor, sentimiento, idea, paz, guerra, bien y mal. Una lucha constante entre quedarse atrapado por las palabras y romper su telar elástico y pegajoso, denso e insondable, que solo el fuego puede disolver.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Autor anonimo,
te escribo para decir,
qe me siento excitada solo con abrir tu blog
este color ocre tan apasionado a no, que tu eres cero pasion, que Fallo.
vaya qe vurioso, fallo se parece a folla, qe casualidad que piense en eso eeehh ;)

lujuriosamente me despido ansiosa por uan alusion en la proxima actualizacion y deseosa de fotos y detalles erotico-excitantes.
Cuentame tus profundas pasiones Mi Pervetible victima de acoso