31 mar. 2014

Yo siempre acabo primero pero mal

16.
Vamos a ver si me puedo explicar de una vez porque creo que hasta ahora no me he sabido explicar demasiado bien: Hay un personaje que deambula por la ciudad donde vivo y ese es Lndrl Mndrl. Yo a veces me lo encuentro, a veces hago conferencias en su honor porque resulta que ha desaparecido y todos creen que no le van a volver a ver el pelo, y otras veces aparece y hace fotos, o habla con alguien de algo, o me lleva a su ciudad de origen, como aquella vez, que fue muy divertido. Fue sólo un fin de semana, se me hizo un poco corto, pero estuvo bastante bien. Cuando llegué a casa estuve reflexionando un rato y comprendí unas cuantas cosas, como por ejemplo: Lndrl es raro, ¿por qué es raro? porque viene de una ciudad rara. La pregunta que sigue de forma natural es: ¿por qué esa ciudad, de donde viene Lndrl, es tan rara? Y la respuesta a esta pregunta sólo la he atisbado desde lejos, no he llegado a atrapar la respuesta, no sé si porque es demasiado rápida y pequeña, como un muñeco o un insecto, o si la cosa es que está demasiado lejos y no la alcanzo. Desde luego está claro que la ciudad está bastante lejos y es difícil de alcanzar. Creo que cuando fui con Lndrl acabamos allí por un golpe de suerte y salimos de allí por otro. Una posibilidad entre cien mil llamo yo a los golpes de suerte, así que veo difícil que se vuelva a repetir. Por lo tanto los experimentos de campo están prohibidos. Solo queda elucubrar a partir de las observaciones anotadas y cuidadosamente descritas, pero no sé donde he dejado el cuaderno donde anoto todo, así que supongo que voy a tener que recordar sobre la marcha, veamos: Había polvo, edificios medio en ruinas y calles prácticamente inexistentes. Es decir, los habitantes reciben poca luz y quizás sea eso lo que les trastoque un poco la sesera, pero sin embargo había un grupito de tres chicas adolescentes que miraban a tres chicos adolescentes y éstos a su vez se hacían los gallitos y los machotes. Eso está muy bien y es muy normal. Hasta ahora la única pega que le pongo a la ciudad es que los nombres de sus habitantes sean tan difíciles de pronunciar. Pero bueno, supongo que con el tiempo este hecho se irá limando hasta que sus asperezas desaparezcan, como las astillas de la madera bien lijada por ejemplo, así que sigamos: no sé cómo se llamaban esos tres chicos, pero sí me acuerdo de una situación parecida en un recreo de instituto: una chica llamada Abad y un chico llamado Zubizarreta cuchichean en un pasillo. Ella le roza el codo a él. Están en horario de clase pero se demoran un poco porque tenían algo importante que tratar entre ellos, así que ella se para en medio del hall vacío y le roza el codo a él. La sangre de él se reparte entre la cabeza y su entrepierna, padece sobredosis de glóbulos rojos y no sabe cómo actuar así que se da la vuelta y finge que va a hacer un pis. Aquí la chica puede hacer dos cosas:

1. Se contonea como una paloma, ahuecando el ala, lanza un par de alaridos y le picotea el trasero al chico.

2. El chico se va a hacer pis y las flores que sostenía la chica se ablandan hasta  hacerse líquidas y desaparecer en un charco en el suelo, que posteriormente se filtrará entre las rendijas del embaldosado antes de que llegue el chico.

Y a decir verdad, me sale otra posibilidad, quizás la más jugosa:

3. El chico se averguenza un poco, la chica se aparta el pelo y se acerca, él levanta un poco la cabeza, la chica coge aire y... succiona. Pero el chico se ha olvidado de coger aire, sin embargo no puede interrumpir su primer beso con algo tan banal. En este caso puede ocurrir:
    1. Que el chico se ponga de color morado, la chica le salve con su aliento de chicle de fresa y a partir de entonces el aliento y los ademanes del chico sean de sabor a fresa. En cuyo caso la chica le abandonaría por razones obvias.
    2. Que el chico interrumpa el beso para coger aire y tenga la rapidez suficiente para seguir besando a la chica. En caso contrario la chica se ofendería tanto, y sería tal la verguenza del chico, que ambos no se volverían a besar, y lo que es más, el chico no podría besar a ninguna otra chica como castigo por tamaña indecencia.