12 feb. 2014

El búho

Para integrarme con mis amigos grafiteros les dije que sabía correr mucho y muy rápido, y ellos me pintaron el cuerpo entero de dibujos en blanco y negro. Espirales, pájaros, tableros de ajedrez y cosas así. El cuerpo entero. Y me dediqué a dar vueltas por la ciudad corriendo, desnudo y pintado. 
Algunos me intentaban perseguir pero nunca me pillaban.
Lo celebramos con un buen banquete, entre los tres nos comimos un búho entero.

1 comentario:

Alicia Abatilli dijo...

No sé, lo del búho quizás fue algo difícil de encontrar sabor, pero lo de la pintada excelente.