23 mar. 2009

Cartas

Cada semana abro el buzón expectante de cartas deliciosamente frescas, escritas por incontables personas que se acordaron de mí; que con trato cercano y cordial, llaman a la puerta de mi humilde morada. Desde los pequeños establecimientos de barrio hasta las grandes superficies, todos notificando que debemos comprar, que todavía contamos como individuos en esta sociedad, que tenemos algo que aportar, y eso me llena de felicidad. Dos panfletos sobre electrónica, tres o cuatro folletos con las mejores ofertas del momento y mis amigos del chino que esta vez se retrasan, el chico que tenían contratado debe haber caído enfermo; de otra manera no logro explicar su inexcusable retraso.
Esperan impacientes guardados en el cubículo a que la luz del Sol despierte sus llamativos colores, perfectamente plastificados y combinados, para que el atractivo sea máximo. Miles de personas diseñando impresos que todos los lunes llegan a mí, juez y jurado del concurso, para que pueda elegir el más vistoso y así premiarle con una ojeada.
Algún día les contestaré, que hoy tengo demasiado que comprar.

11 comentarios:

Viperina dijo...

Y qué sería de nosotros sin ese contacto humano tan cercano proporcionado por nuestros queridos amigos los comerciantes...no imagino un mundo en el que el buzón sólo contuviera misivas de amigos y familiares con ganas de cotillear; en cambio, los panfletos no exigen nada, únicamente que los miremos y nos dejemos embelesar por sus enriquecedores mensajes, ¡tan educativos!
Muy buena esta entrada, ya lo creo. Besos, amigo Migul.

David dijo...

Bello texto e ironica sátira sobre el consumismo patetico de la patetica humanidad. Ostras... Un saludo!

€_r_i_K dijo...

Jaja, seguro que sí, algún uso haremos de ellos, pero comprar, me parece que van a esperar un buen rato....

Salu2sssss.....

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo peor es que si no los hacemos caso, al final el buzón terminará devorándonos...

Juanmi Vicente dijo...

qué tiempos aquellos cuando el correo no eran solo impresos del banco y panfletos del Media Markt... qué ha sido de ellos? tradicionalismo!

Luz de Gas dijo...

La verdad es que dejan el buzón y el protal leno de papeles, es horrorororoso.

Precioso texto

Un abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

Muy bueno. Juez y jurado sin tener tiempo por estar ocupado en comprar. Estupenda paradoja para terminar.

Un abrazo.
Laura

LA CALLE VACÍA dijo...

Muy muy bueno, si señor.
Un abrazo.

Lao dijo...

En realidad, en cierto modo estamos invadidos. No sólo el correo.Que cuando llega una carta es para vendernos o para cobrarnos algo. También el teléfono se ha convertido en un instrumento invasor (a cualquier hora) para ofrecernos alguna venta "milagrosa".El celular ni te cuento, te interrumpe tu actividad a cualquier hora con un mensajito ofreciéndote algo. Muchos saludos. Muy cierto lo que escribiste.

josé dijo...

Todas cositas que nos ha traido este progreso que a cada paso con esta crisis global pareciera que tiende a desaperecer pero, estos anuncios de "cómpreme usted" es la clara muestra de que la lucha contra la extinción de nuestras relaciones en comunidad toma fuerzas, y eso es bueno, aunque no podamos de momento contribuir como en otros tiempos (no tan lejanos) al desenvolvimiento del "tome y traiga". Muy ilustrativo mi amigo.

Adu dijo...

Desperdicio de papel... Aunque, a la larga, seguro que sirven de algo, no estoy segura...
Está bien tu reflexión.