9 feb. 2009

Poesía

Langostas, tórtolas y alcantarillas.
Crustáceos sebáceos, cebados por el polen de flores rotas.
Colores entintados, almindonados con hormigón, armado con furia.
Ojos, relámpagos, truenos incandescentes, llamaradas chispeantes y el calor de tu sombra.
El olor de tu sombra. Las orejas manchadas por un pelo despistado, sazonado con pasión de manicomio.
Y el calor de tu sombra.
Cuéntame más de la oreja perfecta, de esa forma de concha que serpentea hasta tu infancia, llena de columpios e ilusiones; ríete y déjala sola en su belleza, que se apiade de la sonrisa que perpetra un crimen contra la falda.
Dime más, necesito alimentarme de tu aliento.
Necesito fuego,
quiero quemarme hasta volverme negro,
como el carbón,
solo así podré soportar la luz con que me riegas desde lo alto.

23 comentarios:

€_r_i_K dijo...

No le buscaré la vueltas...
La pasión de manicomio demasiada sal para mis neuronas.....

Salu2sssss

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

A veces la locura es ver más allá , un beso

Humanoide dijo...

dame fuego, dame dame fuego !

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En efecto, las sombras huelen. Y todos necesitamos, de una vez, que la luz nos abrase.

Radamanth dijo...

Mil vueltas se le pueden dar a este poema para terminar internados en un manicomio... mas vale dejar las cosas como estan y buscar el olor en la sombras y el calor que muchos humanos no despiden...

Anónimo dijo...

Buenos días:

Encontré tu blog paseando por la acequia. (He querido mandarte un comentario, pero se me ha borrado. Veremos ahora).

Me gustan mucho los textos que escribes, y suelo ponerlos música. Este poema, lo acompaño con el fondo de la canción de Jacques Brel, "Ne me quitte pas".

Saludos.

Lolita dijo...

Seguís emocionándome.

migul dijo...

Gracias, realmente deliciosa la combinación, gracias por desempolvarme esa canción

Libèlula dijo...

Hola, visita Sin miedo a nada...Saludos!

Mónica Angelino dijo...

Sigue regándonos de luz, sigue, amigo.
Mónica

lys dijo...

Nunca se me ha ocurrido, ¿Tiene olor la sombra?

Para pensar.

Te dejo un beso.

Mónica dijo...

A mi me parece un poema precioso, impulsivo, ...

Me gusta

Soportándome dijo...

Precioso, dejar el deseo sin culminar..."ríete y déjala sola en su belleza, que se apiade de la sonrisa que perpetra un crimen contra la falda" Esto es perfecto.

La Maga Gris dijo...

Es desgarrador... locura, pasión, terrible.

(me encanta)

Un beso

Cabeza de Hierro dijo...

Un vítore por el expresionismo, joder. Muy buen texto.

PD: olvidé comentarlo en el anterior comentario, pero ese avatar de Cabeza borradora es delicioso.

Jesús Arroyo dijo...

En verso se va la cabeza para expresar la fuerza del sentido.
Saludos.

bego dijo...

me ha parecido un poema genial.
Y con el primer verso me pasaron por la cabeza todos los rayos, truenos y centellas de un día de cristales afilados cayendo del cielo.

Laura Gómez Recas dijo...

Te he visto en mi blog y he seguido tus pasos. Me han traído hasta aquí... casi sin querer... "como la vida misma"... y llevo ya un cuarto de hora leyéndote, y seguiré explorando.
Derrochas fuerza. Me gusta la combinación de potencia y buena literatura. Escribes muy bien.
Te visitaré a menudo.
Un abrazo
Laura

JUAN JES dijo...

Me gusta, me recuerda el estridentismo de principios del XX. Haces una mezcla interesante de trash, decadente y clásico.

Abrazos

Magdalena Salamanca dijo...

Es agradable encontrar tus versos entre el recorrido bloguero. Un saludo.

Dátil dijo...

sinceridad miguel angel, no te entra la risa?

mj dijo...

Hola, te dejo mi mail para que te pongas en contacto conmigo por si quieres participar como colaborador en el blog de Preludio,
http://preludioaunacontecer.blogspot.com/
Te diré lo que necesites saber en caso de que aceptes.Un abrazo
Mi mail: gaoalma@gmail.com

Nunú dijo...

¡Que bueno el final! Me gustó eso de que necesite volverse negro para aguantar tanta claridad...

Bienvenido Mr. Migul