27 ene. 2014

Poema para la chica pez.

Como zumba el aliento
a las tres de la tarde
proyectas tu aire escupido
sobre la cúpula de la purísima
repites una sinfonía
que te acabas de inventar
por puro desahogo
por hacer de la tarde
alimento de ratas 

una bombilla que cuelga
sería demasiado simple
y tú no quieres caer en la simpleza
no
tú no
tú estás hecha de otra pasta
tú eres aliento de musarañas
o cualquier otro animal perezoso que se le parezca
repites una y otra vez
las mismas notas
hasta que suenan diferentes
hasta que la armonía fuerza
un cambio de aliento
tu aliento
no es brisa de noche
es aliento de madrugada

Y me viste en el vano de la puerta
esa puerta de madera que cruzas sin pensar
y yo hice un cuadro sin querer
y tu pintaste el resto de la historia
sin quererlo
con tu aliento
revolviendo estómagos de autobús
y repetiste la historia
para no dejarte ver
para no ensombrecer el ritmo de las tres notas
que se repiten
una
dos
tres
ra
ra
ra

termina tú lo que empezaste
yo no sabría seguirte serpiente
escamas corrosivas y babosas
en una misma habitación
riéndose de todo
de lo suave de las sábanas
del grifo de tu baño
que gotea
de la sangre que malgastas
del cepillo de dientes
acartonado y fibroso
que lames todos los dias
una y otra vez
ra
ra
ra

No hay comentarios: