12 ene. 2012


A quién pretendo engañar? A mi mismo

Achicoria, mi más dulce reposo. Rezumar toda polución. Ya está asimilada. Sólo queda dejarla escapar. Déjala correr. Déjate. Y entonces sólo quedará luz para llenar el espacio vacío, antes repleto de humo. El humo no la deja escapar, la quieres para ti. Ese no es el camino... Déjala marchar, que tu luz ilumine a otros, y entonces tu serás parte de la corriente, no tendrás nada a lo que agarrarte, tus pies se elevan, y sólo queda descansar mientras la naturaleza te lleva poco a poco a la superficie, y navegas, sin rumbo, náufrago en un mar quieto. Quiero. No hay querer. El querer te pesa y te lleva al fondo. A la putrefacción. Deja que el humo escape.
Sé chimenea
Sé caudal de río
Sé amor
Sé lluvia
Lluvia que limpia
Lluvia fértil
Lluvia dormida

3 comentarios:

mj dijo...

Mejor fluir que nadar contra corriente. Sólo así se consigue la libertad....
Un saludo
mj

mj dijo...

Hola Migul. Gracias por tu visita a mi blog del Eternauta. Y sí, Preludio existe, y ahí sigues, junto con los demás de colaborador para cuando quieras. Creo que te envié unos mail, igual que a los demás...
Un abrazo
mj

Bea dijo...

léemelo en voz alta...