28 ene. 2009

Longue

-Y llegados a este punto, dime de qué te han servido todos estos largos años de existencia que has padecido. ¿Te sientes satisfecho, sientes que tus logros te han ayudado a…, no se, progresar y esas cosas, ser feliz, sentirte mejor contigo mismo? Sí, puede que en algún momento hayas podido experimentar alguna de esas gilipolleces, que hayas caído en el único colchón blandito que hay en el enorme campo de minas que es la vida; y en caso de que hayas tenido esa suerte, dime, ¿de qué te ha servido; no habrías preferido saltar en pedazos a ese calor asqueroso que dan los colchones?. Dime, respóndeme, ah, no puedes responder, yo no te dejo; ahora me vienes con esas. Que sepas que estoy aquí ensuciando mi inocente recortada con tus babas porque tú me llamaste, sí, no me mires con esa carita de cordero degollado. Joder, ¿qué te pensabas que era todo esto, una broma? Mira que te lo dije, que esto no es un juego, que una vez que has entrado no puedes salir; ¿y ahora me vienes con que prefieres ignorarlo todo? Venga hombre, ya te di esa oportunidad una vez, ¿recuerdas?; y no supiste estar a la altura, tenias que saber siempre más, hasta que sobrepasaste el límite de mi paciencia.Ya es tarde amigo. Lo siento mucho, pero has elegido un camino de…
Pumba, crash, pum!
-¿Pero que cojones? No, espera, en realidad no pensaba hacerlo, no, no me mates tio.
PUM, PUM.
Jodido egocéntrico. Odio a esas personas que sueltan peroratas cuando van a matar a alguien. Sobre todo si al que van a matar soy yo. Se creen inmunes por tener el dedo sobre el gatillo. Tiene lo que se merece. En fin, ya pensare en cómo deshacerme del cuerpo, ahora necesito complacer al mío.

Es increíble cómo ha cambiado todo. Antes los locales estaban abarrotados de mujeres jugueteando con el loco e incomprensible be bop. Ahora solo se escucha música electrónica que restriega una escala de jazz por el suelo; y un montón de gente hablando educadamente sobre la crisis, riendo tranquilos porque ellos no se van a ver perjudicados. Solo se compadecen de los pobres que no tienen asegurado el sustento, que tendrán que hacer malabares con el sueldo mientras ellos se atiborran de martines bien cargados. El mundo ya no es lo que era, pero supongo que no será lo que es, así que será mejor aprovechar mientras se pueda.

-Camarero…
Ese escote está bien llevado.
-Un bourbon con hielo.
-¿De que marca señor?
-Mientras sea de Tenesse, estará bien.
Estoy harto de esa falsa educación que no hace más que alejarnos. Ahora solo se habla para decir gracias, por favor y no de las cosas realmente importantes.
Drogas, trabajo, drogas.
Y qué más da.


2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cómo odio que esas largas peroratas del asesino sean siempre para que lleguen los buenos y venzan, como si tuvieran razón en todo momento.

migul dijo...

Si, quizás demasiado típico